ESTRUCTURAS DEL SIGLO XVIII

ESTRUCTURAS DEL SIGLO XVIII

Los retablos constituyen una de las manifestaciones artísticas y culturales más singulares de nuestra cultura. Todo ésto se expllica por el arraigo y  expansión que tiene por toda nuestra geografía.

El Retablo del que le hablamos es una pieza compuesta por tres calles, un cuerpo y ático de la escuela sevillana del siglo XVIII en madera tallada  y dorada con labores escultóricas, en definitiva,  una joya que merece ser preservada para generaciones futuras y que en la  actualidad estaba siendo atacada y deteriorada por agentes xilófagos de origen biótico.

 

 

 

 

 

 

 

 

A la hora de evaluar y realizar una estimación de los daños producidos por agentes xilófagos en la madera, nos basamos principalmente en la inspección visual de la superficie, complementada con el descubrimiento de superficies que no son visibles y así poder determinar la gravedad del daño producido. Este método tradicional lo complementamos con equipos especiales como los sistemas de detección acústica. El objetivo incicial es el de evaluar los daños causados por los diferentes agentes degradadores y el estado en el que se encuentran los elementos que componen la estructura para poder definir un plan de actuación que en nuestro caso engloban medidas de tratamiento químico y que son  complementadas con un plan integrado de plagas para evitar reinfestaciones futuras.

        

 

En el caso que nos centra, podemos observar a nivel superficial el ataque que presenta el retablo en diferentes secciones del mismo tanto en reverso como en el adverso y de piezas que la conforman.

 

                

 

 

   Después de una limpieza del retablo y de haber determinado el tipo de tratamiento de control más adecuado teniendo en cuenta las condiciones ambientales existentes y la complicación del acceso a los interiores procedimos a su tratamiento.